Categories

Compulsiones: qué son y cuáles son los síntomas

que-son-las-compulsiones

Las compulsiones son conceptualizadas por la psicología de acuerdo a dos enfoques: el del psicoanálisis y el cognitivo-conductual.

El primer enfoque define las compulsiones como comportamientos repetitivos que son respuesta a necesidades emocionales que no se pueden satisfacer y causan frustración. De esta manera, se mantiene a la conciencia distraída de la verdadera fuente de la frustración; y las compulsiones funcionan como un espejismo.

El segundo enfoque se refiere a las compulsiones como comportamientos o actos mentales que se transforman en rituales repetitivos. De acuerdo con esta corriente de la psicología, estos rituales no tienen una finalidad clara, y la persona no es consciente de su sinrazón.

En resumen, ambas corrientes coinciden en que son acciones repetitivas que realiza una persona en busca de obtener bienestar frente a una preocupación, generalmente imaginaria.

 

Causas y síntomas de las compulsiones

De La Depresión a la fiesta

Compártenos tu correo electrónico y recibe GRATIS los primeros 5 capítulos de este curso

La causa principal de las compulsiones es una frecuente sensación de malestar. Esta sensación lleva a la persona a querer dar respuesta a la fuente de ese malestar y calmarlo mediante comportamientos repetitivos.

El malestar generalmente es generado por obsesiones, entendidas como ideas o imágenes mentales tan desagradables que orillan a la persona a las compulsiones.

Los síntomas de las compulsiones suelen referirse como ansiedad por realizar esas acciones repetitivas, e intenso malestar mental si no se llevan a cabo. Como algunos ejemplos podemos listar los siguientes casos:

 

  • Verificar varias veces si se cerró bien una puerta o ventana.
  • Lavarse las manos a cada rato.
  • Necesidad de tener los objetos ordenados de cierta manera específica.
  • Comprobar varias veces si se guardó bien un disco o un objeto.

En todos estos casos se presenta un sentimiento de temor de que las cosas no sean así. A este temor lo acompaña una imperiosa necesidad por controlar el entorno.

 

Es importante señalar que si no hay incapacidad para controlar estos comportamientos, o si no afectan la vida cotidiana del individuo, es precipitado considerarlos compulsiones. No obstante, para tener un diagnóstico certero por si se sospecha de principios de compulsiones, se debe acudir con un especialista.

 

Impacto de las compulsiones en trastornos de la salud mental como la depresión y en la ansiedad

Las compulsiones se consideran la manifestación del Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC). Este consiste en pensamientos y miedos sin fundamento racional, conocidos como obsesiones, que nos llevan a tener comportamientos repetitivos sin sentido, es decir, compulsiones.

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) se caracteriza por los intentos fallidos del paciente de controlar las compulsiones, causándose mayor ansiedad y malestar.

Las causas del Trastorno Obsesivo-Compulsivo no se han identificado de manera definitiva y aún hace falta investigación. Presumiblemente pueden intervenir los siguientes factores:

Biológicos: cambios en la química del cerebro que lo desencadenen.

Hereditarios: puede ser causado por un componente genético. Aunque todavía no se ha comprobado del todo esta teoría.

Ambientales: situaciones traumáticas o infecciones.

Las compulsiones no son solamente síntoma del Trastorno Obsesivo-Compulsivo, de hecho, este mismo puede estar relacionado con otros trastornos como la depresión y la ansiedad.

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo puede alcanzar un estado de gravedad en el cual quien lo sufre ya no es consciente de la vida que le rodea. Esto lo sume en un estado de ansiedad permanente en el que se convierte en un esclavo de sus obsesiones y compulsiones. Es aquí cuando se manifiestan síntomas de depresión tales como:

 

  • Pérdida de interés por actividades que antes resultaban agradables
  • Falta de concentración (se está pensando todo el tiempo en la obsesión y en llevar a cabo la compulsión)
  • Insomnio (por estar calmando momentáneamente las obsesiones con las compulsiones) o dormir mucho (en un intento por olvidarse de esos pensamientos desagradables que causan ansiedad)
  • Pensamientos recurrentes de muerte (como medida desesperada por terminar con el infierno de vivir entre las obsesiones y las compulsiones)

Es importante que si sospechas que sufres compulsiones o que algún conocido las sufre, no pierdas el tiempo y consultes a un especialista cuanto antes. Suscríbete al curso de video en línea De la depresión a la fiesta de EVAPLAY y evita caer en un círculo depresivo.

Aprovecha el período de prueba gratuito

Mira SIN COSTO la introducción del curso
De la depresión a la fiesta

Sí, quiero ver los videos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies